Crear una red LAN de ordenadores en casa o en la oficina

Muchos profesionales o trabajadores autónomos necesitan un lugar de trabajo en el que se garantice el acceso a Internet para cada lugar, con recursos compartidos dentro de la misma red interna del hogar o la oficina.
Pero incluso desde casa podemos necesitar crear una red LAN entre diferentes ordenadores o entre diferentes dispositivos conectados por cable (por ejemplo, consolas, TVs inteligentes, etc.).
Si queremos conseguir una red LAN de negocios o una red LAN doméstica de alta calidad que ofrezca la mayor velocidad a todos los dispositivos, en esta guía le mostraremos las diversas configuraciones que podemos usar para crear una red informática eficiente…cualquiera sea la distancia entre los distintos ordenadores o dispositivos que se conecten.
Al final de la guía también le mostraremos cómo añadir conectividad inalámbrica a una red LAN ya configurada para no perder todos los parámetros configurados y tener que empezar de nuevo.

LEA TAMBIÉN – ..; Cómo compartir archivos y carpetas en una red de ordenadores en PCs con Windows

Antes de entrar en esta guía más técnica, le invitamos a conocer más sobre los routers, conmutadores y puntos de acceso leyendo primero la guía aquí – Cómo funciona una red doméstica: enrutador, conmutador, ethernet y wifi.
Después de leer esta guía y familiarizarnos con los diversos términos, podemos continuar leyendo.

1) Red LAN simple

La red LAN más simple que podemos crear en casa y en la oficina con cualquier routerEl dispositivo que se encarga de ordenar el tráfico entre todos los dispositivos conectados por cable.

Las características del router están incluidas dentro de los módems modernos, incluso los proporcionados por el operador con el que hemos suscrito una suscripción a Internet: podemos reconocer un módem/router por la presencia de al menos 3-4 puertos LAN en la parte posterior y por las características específicas presentes dentro del panel de configuración (DHCP, cortafuegos, reenvío de puertos, etc.).
Si el módem/enrutador no tiene un número suficiente de puertos o no ofrece la funcionalidad deseada, es mejor centrarse en un un simple router dedicado que formará la base de la LAN que vamos a crear.
La creación de la red LAN es realmente muy simple:

– Conectamos el módem/enrutador a la toma telefónica o de fibra óptica, y luego conectamos todos los dispositivos de cable que pretendemos usar a los diversos puertos LAN o Ethernet de la parte posterior.

– Si utilizamos un enrutador dedicado, conectamos este último por cable Ethernet al módem que proporciona acceso a Internet (utilizando un puerto Ethernet dedicado en el enrutador llamado WAN y conectando el otro extremo del cable a uno de los puertos LAN o Ethernet que ofrece el módem), y luego conectar los dispositivos al enrutador dedicado para crear la estructura LAN.

El acceso a Internet en ambos casos debe ser automático, ya que el componente de módem debe obtener automáticamente los datos de acceso necesarios para navegar por Internet.
En cualquier caso, la red LAN es operativa incluso cuando no hay señal de Internet: las computadoras pueden verse entre sí e intercambiar archivos y carpetas.
Para crear este tipo de red recomendamos los siguientes productos:

– AmazonBasics – Cable de conexión Ethernet Cat6 con conectores RJ45 (varias longitudes, desde 4 euros)
– D-Link DIR-842 4 Gigabit + WAN Router (50 euros)
– AVM FRITZ!Box 7530 International Modem Router (126 euros)

Obviamente elegimos un módem/enrutador o simplemente un enrutador según la presencia o ausencia de un módem proporcionado por el operador, para evitar colocar dispositivos “duplicados” que puedan dificultar la configuración de la LAN.
Esta es la mejor red en el hogar o para estudios de profesionales individuales.
Si buscamos los mejores routers o módems para nuestra línea de Internet en casa, podemos leer la siguiente guía..; ¿Qué enrutador Wifi comprar para la red inalámbrica en casa.

2) Una compleja red LAN con interruptores

El primer tipo de red LAN compleja que podemos crear implica el uso de conmutadores, es decir, pequeños dispositivos capaces de aumentar el número de puertos LAN que ofrece un enrutador, ocupando sólo un puerto de este último (podemos considerarlo un multiplicador de puertos).

Esta red implica el uso de un router (o un módem/enrutador) en la base de la red, al que podemos conectar uno o más conmutadores para aumentar el número de puertos Ethernet y dispositivos que podemos conectar por cable.
Si utilizamos un conmutador de 5 puertos LAN, por ejemplo, podemos conectar hasta 8 dispositivos al router (4 puertos LAN), es decir, 3 dispositivos conectados directamente al router y hasta 5 conectados a través del conmutador (conectados en el cuarto puerto LAN del router).
Los conmutadores son dispositivos activos, por lo que requieren electricidad para funcionar, pero no aplican ningún tipo de enrutamiento en los paquetes de la red: sólo multiplican los puertos, el enrutador siempre enruta los datos correctamente.
Sin embargo, configurar esta red es muy simple:

– Conectamos el router o el router/módem a Internet (como se ha visto anteriormente).
– Conectamos uno o más conmutadores de red a los puertos LAN del enrutador.
– Ahora conectamos los distintos dispositivos directamente al conmutador o a uno de los puertos LAN no utilizados del router.

El conmutador también puede colocarse en otra habitación o lejos del router, siempre y cuando el cable principal (el que lo conecta al router) sea lo suficientemente largo para realizar la conexión.
Para crear este tipo de red recomendamos los siguientes productos:

– CSL – 20m de cable de red (para el interruptor, 20 euros)
– 1aTTack.de 2m – 10 piezas – Cables de Ethernet (para conectar los dispositivos, 17 euros)
– Conmutador Gigabit Ethernet Netgear GS205-100PES (19 euros)
– Conmutador Gigabit Ethernet de 8 puertos Netgear GS108GE (38 euros)
– Conmutador Gigabit Ethernet de 16 puertos Netgear GS316-100PES (81 euros)

Elegimos el interruptor que mejor se adapte a nuestras necesidades, para poder construir una red adecuada para pequeñas oficinas.

3) Una compleja red LAN con subredes

Si queremos crear subredes LAN eficaces (de modo que los dispositivos de las distintas oficinas o salas no se vean entre sí) tendremos que utilizar diferentes enrutadores, configurados para funcionar en diferentes segmentos de la red.

Imaginemos los segmentos de la red como los pisos de un edificio: al asignar un número de piso al enrutador específico, todos los PC de una subred serán vistos pero no podrán ver los del piso superior o inferior.
La creación de esta red es definitivamente una operación más compleja que las anteriores, también porque requiere una el router principal (que actuará como puerta de enlace) y de muchos enrutadores conectados a ella por cable.
Veamos en detalle todos los pasos a seguir:

– Conectamos el router al módem proporcionado por el operador o el módem/router al enchufe de Internet; actuará como el router principal de la red (Gateway).

– Conectamos dos o más enrutadores secundarios al enrutador principal a través de un cable Ethernet (un enrutador secundario para cada subred), usando los puertos WAN de los enrutadores secundarios.

– Ahora conectamos los dispositivos a los distintos routers de acuerdo con las directivas (quién tiene que entrar en las distintas subredes) y utilizamos conmutadores en los routers si es necesario para aumentar la capacidad de conexión.

– Después de crear la infraestructura, accedamos al panel de configuración del router principal (el que se encuentra aguas arriba de la red) y asegurémonos de que la red gestionada por él la tenemos como IP 192.168.1.1 (los distintos dispositivos conectados a él serán 192.168.1.x).

– Accedamos al panel de control del primer enrutador secundario conectado y comprobemos, en los parámetros de la red, que utiliza 192.168.1.1 como Portal y proporciona una red en un segmento diferente, como 192.168.2.1 (todos los dispositivos conectados a ella tendrán 192.168.2.x como red IP).

– Repetimos el paso anterior para todos los demás enrutadores secundarios, teniendo cuidado de seleccionar un segmento de red diferente (192.168.3.1, 192.168.4.1 etc.).

– De ser necesario, conecte un conmutador a uno de los enrutadores secundarios (para conectar varios dispositivos) o al enrutador principal (para conectar más de 5 enrutadores secundarios).

Para aprender más sobre la configuración de los routers secundarios en cascada, le remitimos a la guía aquí – Conectar un nuevo enrutador al módem sin cambiar la red.
Si no sabemos cómo acceder a los paneles de control de un router, podemos leer nuestra guía dedicada aquí – Introduce tu router para acceder fácilmente a la configuración.

Al final de la configuración, todos los dispositivos conectados a esta enorme red podrán navegar por Internet de forma segura y podrán acceder a los archivos compartidos y a los recursos de red de su propio segmento, pero no podrán acceder en modo alguno a los segmentos de red de otras oficinas o salas, porque están confinados al router al que están conectados.
El administrador de la red podrá, en cambio, gestionar todo desde el enrutador principal, que suele estar situado en su oficina (al ser el centro de la red, estará adecuadamente protegido y vigilado).
Los mejores dispositivos que podemos comprar para crear una red de este tamaño son:

– Cisco RV320 Ethernet LAN Negro (router principal, 226 euros)
– Ubiquiti Networks ER-X Ethernet LAN (router secundario, 50 euros)
– Cable Ethernet UGREEN Cat 7 (de 1m a 25m, desde 7 euros)
– Interruptor Netgear GS116E-200PES (100 euros)
– Cisco Small Business SG110-16HP switch (219 euros)

Combinando los distintos elementos podremos crear una red LAN de varias capas que sea rápida, eficiente y fácil de gestionar.
Obviamente gastamos todo este dinero sólo para construir redes de datos para grandes empresas u oficinas con múltiples salas, ya que también se necesita una figura profesional para administrarlas (el administrador de la red).

4) Agregar conectividad inalámbrica a una LAN existente

Si usamos un módem/enrutador para crear nuestra red LAN doméstica, también tendremos Wi-Fi para los dispositivos portátiles, así que no tendremos que usar ningún dispositivo separado.
Si hemos creado una red corporativa o una red con muchos segmentos, podemos conectar dispositivos inalámbricos usando puntos de acceso Wi-Fi.
Los puntos de acceso Wi-Fi son dispositivos similares a los conmutadores pero que proporcionan conectividad inalámbrica: simplemente se conectan mediante un cable Ethernet a un router o un conmutador, y luego sólo tenemos que colocar el dispositivo en la parte superior de la habitación y decidir la contraseña con la que proteger el acceso.

Los puntos de acceso deben conectarse directamente al primer conmutador o enrutador donde queramos conectar los dispositivos inalámbricos y, en caso de que haya varios segmentos de red, podemos añadir un punto de acceso para cada enrutador secundario (con un nombre de red y una contraseña diferentes).
Los mejores puntos de acceso que podemos añadir a nuestra red LAN corporativa son los siguientes:

– Punto de acceso PoE Cisco WAP121 (73 euros)
– TP-Link EAP225 Punto de acceso Wi-Fi (78 euros)
– Ubiquiti Networks UAP-AC-PRO WLAN (138 euros)

Estos dispositivos también pueden ser alimentados a través del puerto Ethernet (PoE) en enrutadores y conmutadores con esta característica, de modo que no tendremos demasiados cables colgantes y siempre dependeremos de una toma de corriente eléctrica para proporcionar conectividad inalámbrica a nuestra red corporativa.

LEE TAMBIÉN: Instalación de una red inalámbrica en casa: Guía Wi-Fi

Red