Aumentar la recepción de la señal wifi

En los apartamentos de hoy en día es importante que la señal de Wi-Fi llegue a todos los rincones de la casa, no sólo para mantener el teléfono inteligente conectado sino también para mantener varios dispositivos de red como la TV inteligente, la cámara IP u otros dispositivos “inteligentes” conectados.
Dependiendo de la disposición de una habitación, de cómo esté construido el edificio y del mobiliario, la señal puede ser más o menos débil o incluso ausente en algunas habitaciones si el router está lejos o si hay interferencias en el camino.
Para aumentar la recepción de la señal de Wi-Fi, ¡hoy se necesita muy poco!
En esta guía le mostraremos cómo aumentar la recepción de Wi-Fi desde el módem de casa.
Con unos simples pasos y unos pequeños gastos adicionales podremos mejorar la cobertura de la red y así servir a todas las habitaciones de nuestro apartamento.

LEE TAMBIÉN: 10 formas de amplificar el Wi-Fi de tu casa

1) Coloca el router/módem correctamente

Si el módem está demasiado lejos de la habitación donde el Wi-Fi es débil o ausente, la primera opción es trasladarlo a un lugar más céntrico de la casa, para cubrir todas las habitaciones.
En cuanto a la posición del router/módem, es importante que tenga espacio a su alrededor, que no esté cerrado en un armario o entre dos paredes (así que evitemos ponerlo en una esquina), que no esté colocado en el suelo (cuanto más alto esté colocado, mejor será la cobertura) y que no esté cerca de fuentes de interferencia como un teléfono inalámbrico o un horno microondas.
Si el router tiene antenas externas, es posible orientarlas en diferentes direcciones y posiciones para tener una mayor difusión de la señal (cada centímetro de antena movido puede variar en 1-2 metros el alcance de la señal Wi-Fi, por lo que hay que orientar bien las antenas).
Si el router tiene antenas internas, intentamos colocarlo en una posición más alta (también podemos colgarlo como un cuadro casi cerca de la pared que actúa como techo) o girarlo, para poder orientar las antenas en la dirección correcta.

2) Configura tu router con el canal inalámbrico menos utilizado

Una red inalámbrica funciona con canales de frecuencia que son elegidos automáticamente por el enrutador; ¡una lástima que otros enrutadores en los alrededores o en el edificio hagan lo mismo, “obstruyendo” el campo electromagnético!
Por eso puedes cambiar de canal manualmente, para que puedas elegir un canal bajo y tan libre de interferencias como sea posible.
Hemos explicado en otra guía cómo cambiar el canal Wifi, usando programas como WifiInfoView, para que puedas averiguar en qué canal están las redes inalámbricas que nos rodean.
Para cambiar de canal, debe encontrar la opción correspondiente en el panel de configuración del router (consulte cómo acceder a la configuración del router) y elegir uno de los números de canal que se ofrecen (para las redes Wi-Fi de 2,4 GHz los números de canal son del 1 al 12).
En resumen: elija un canal bajo (entre 1 y 6) que no esté excesivamente concurrido (máximo 2 redes en el mismo canal) y pruebe la recepción de la señal; evite, si es posible, los canales altos (de 7 a 12), ya que tienen un rendimiento deficiente para cubrir las zonas periféricas del campo inalámbrico.
En otro artículo vimos la guía para evitar las interferencias wifi, que recomendamos a todo el mundo que lea para aprender más sobre los canales y frecuencias de Wi-Fi.

3) Usar redes inalámbricas de 5 GHz para los dispositivos cercanos al enrutador

Dos redes inalámbricas pueden ser activadas en todos los nuevos enrutadores del mercado: uno a 2,4 GHz, otro a 5 GHz.
En resumen, las diferencias entre las redes Wi-Fi de 2,4 GHz y 5 GHz son sencillas: en 5 GHz hay más banda y la señal está menos sujeta a interferencias, pero la cobertura es considerablemente menor (cualquier pared es suficiente para cortar la señal).
Si en la misma habitación del enrutador tenemos dispositivos que soportan 5 GHz, es mejor conectarlos a este tipo de red, para tener más ancho de banda libre para los dispositivos distantes (a los que sólo llegará la red de 2,4 GHz).
En resumen: cuantos menos dispositivos nos conectemos a la red Wi-Fi de 2,4 GHz, más ancho de banda tendremos para los dispositivos alejados del enrutador.

4) Comprar un repetidor Wi-Fi

Los repetidores inalámbricos son la solución más simple para mejorar la recepción de la señal en un entorno tan grande como una villa o para tener una señal completa en cada punto de la casa.
El repetidor no es más que un dispositivo para ser conectado a la red eléctrica en un punto alejado del enrutador, pero donde la señal todavía se toma bastante bien; al final de la configuración tendremos una nueva red ampliada conectada a la principal, con la que nos podremos conectar aunque estemos lejos del enrutador!
La configuración es casi completamente automática y sólo requiere que utilice el panel de configuración para acceder a la red wifi del router principal (siguiendo las instrucciones del paquete).
Vimos en otro artículo cómo funcionan los repetidores de wifi y cuál comprar; los mejores por su relación calidad-precio se enumeran a continuación:

– Repetidor WiFi dodocool (19 euros)
– Repetidor TP-Link WiFi Wireless RE200 (28 euros)
– Repetidor inalámbrico WiFi de Netgear (31 euros)

5) Crear una red Wifi Mesh

Lo último en términos de tecnología inalámbrica es la red Wifi Mesh, una red en la que los nodos de acceso comparten datos y ancho de banda de manera distribuida, tratando de que los datos viajen por el camino más rápido y libre de interferencias.
Estas soluciones son ideales para las grandes casas, son mucho más eficaces que los repetidores pero, como desventaja, los precios son muy altos (especialmente cuando se comparan con los costos de los repetidores).
Las mejores tecnologías de redes Wi-Fi Mesh actualmente en el mercado son:

– Tent Nova MW3 (94 euros)
– TP-Link Deco M5 (202 euros)
– Malla Wifi Orbi de NETGEAR (338 euros)
– Google Wifi, Wifi Mesh System (359 euros)

6) Comprar un nuevo router

Si tenemos un router antiguo, uno muy barato o uno de los recibidos en préstamo con el operador, podemos mejorar la recepción de la señal en un entorno comprando un nuevo router, con todas las características necesarias para actuar sobre los ajustes de la red Wi-Fi y así aumentar la cobertura.
En otro artículo vimos el los mejores routers wifi para comprar y aquí abajo hemos recogido los que podemos comprar inmediatamente (casi todos ellos son sólo routers, por lo que deben ser conectados en cascada al módem proporcionado por el operador).

– TP-Link Archer C60 (34 euros)
– Netgear Router WiFi (50 euros)
– D-Link DIR-882 (89 euros)
AVM FRITZ! Caja 3490 (119 euros con el módem)

7) Conectar los ordenadores por cable o por línea eléctrica

Las computadoras de escritorio pueden conectarse directamente a través de un cable Ethernet, sin obstruir aún más el ancho de banda de la red Wi-Fi (como se mencionó, cuantos menos dispositivos haya, más efectiva será la cobertura).
Si el PC está lo suficientemente cerca, podemos esconder los cables de Ethernet en el zócalo o en los conductos de los cables, que pueden ser fácilmente retirados hasta 15 metros.
Un buen cable Ethernet es ofrecido por AmazonBasics y está disponible en varios tamaños (de 1 a 15 metros).
Si el ordenador está demasiado lejos del router podemos confiar en la tecnología Powerline, de modo que podemos conectar los dispositivos utilizando los cables eléctricos de la casa y los cables de Ethernet, con la posibilidad de funcionar también como punto de acceso Wi-Fi (la señal llega a través de las tomas de corriente y crear una nueva red Wi-Fi para la habitación o para la zona de la casa más alejada).
Para profundizar en la discusión le remitimos a nuestra guía Cómo funciona el Powerline mientras que aquí abajo hemos reunido a los mejores Kit de línea eléctrica Wi-Fi que podemos usar para el hogar:

– Carpa PW201A WiFi Powerline kit (38 euros)
– TP-Link TL-WPA7510 WiFi Powerline Kit (67 euros)
– Netgear PLW1000-100PES (79 euros)

LEE TAMBIÉN: Gran guía sobre redes de computadoras, internet y redes LAN wifi

Red